ARATA ISOZAKI GANA EL PREMIO PRITZKER 2019

El mundo de la arquitectura está de enhorabuena. El genial arquitecto japonés Arata Isozaki (Oita, 1931) ha sido galardonado con el Premio Pritzker de este año, convirtiéndose el octavo arquitecto japonés en conseguirlo.

El premio, que fue anunciado el 5 de marzo, es el más alto galardón al que puede aspirar un arquitecto y es considerado internacionalmente como el Nobel de la Arquitectura. La ceremonia de entrega, de esta 49 edición, tendrá lugar en Mayo.

El jurado ha querido reconocer así a un profesional “versátil, influyente y verdaderamente internacional”; también a alguien que ha ejercido como puente, a través de sus obras, entre la cultura oriental y la occidental.

Isozaki, un arquitecto singular

La figura de Isozaki trasciende a la del arquitecto. De niño vivió en el Japón destruido por la Segunda Guerra Mundial. Isozaki tenía solo 14 años cuando cayeron las bombas que redujeron a escombros las poblaciones de Hiroshima y Nagasaki y que marcarían uno de los momentos más destructivos de la historia reciente. Esta experiencia le marco profundamente como persona y posteriormente como arquitecto.

Sus primeros éxitos en arquitectura se dieron durante la reconstrucción de Japón. Isozaki realizó proyectos en su ciudad natal, Oita, con obras como el edificio del colegio de médicos (1959-60) y su anexo (1970-1972). De esta época también destaca la biblioteca de Kitakyushu, concluida en 1974.

Isozaki representa también al arquitecto viajero que sabe plasmar en su obra los diversos estilos y culturas que percibe en sus viajes. El mismo confesaba haber dado la vuelta al globo al menos diez veces antes de cumplir los treinta. Esta temprana experiencia le llevo a innovar en distintos estilos de arquitectura convirtiéndose en uno de los arquitectos más icónicos del siglo XX.

El trabajo de Isozaki es muy extenso; durante más de seis décadas ha construido aproximadamente un centenar de edificios en Asia, Europa, América del Norte, Oriente Medio y Australia. Algunos de sus trabajos más prominentes incluyen el Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles (Estados Unidos), Torre Allianz de Milán (Italia) o el Museo de Arte Moderno de Gunma (Japón).

España, un país de referencia

Aunque Isozaki ha construido por medio mundo, algunas de sus obras más importantes han cambiado el perfil de varias ciudades españolas. Es posible que conozcas algunos de estos edificios y no seas consciente de que son obra del genial arquitecto japonés.

1- Palau Sant Jordi, Barcelona

El Palau fue inaugurado el 21 de septiembre de 1990, dos años antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona. Es la instalación olímpica más usada de Barcelona y está considerado una obra maestra de la arquitectura brutalista y la ingeniería moderna.

2- Casa del Hombre, La Coruña

El Domus o Casa del Hombre, se encuentra en un promontorio rocoso frente al paseo marítimo de A Coruña. Es el primer museo interactivo del mundo dedicado al ser humano.

En su interior hay más de 150 módulos interactivos para saber más y reflexionar sobre las características de la especie humana. La parte más llamativa del edificio es su fachada curva situada frente al mar.


Domus: La Casa del Hombre, fotografía cortesía de Hisao Suzuki

3- Puerta Isozaki, Bilbao

Isozaki es responsable, en parte, del proceso de modernización que ha sufrido Bilbao en las últimas décadas. Puerta Isozaki es un complejo de siete edificios diseñado por Arata Isozaki, con la colaboración del arquitecto bilbaíno Iñaki Aurrekoetxea. Consiste en dos torres gemelas, rodeadas por cinco edificios más bajos, ubicados en el distrito de Abando, en Bilbao.

4- Acceso a Caixa Forum, Barcelona

El acceso al edificio Caixa Forum de Barcelona es una de sus intervenciones más representativas en la ciudad condal. Se trata de una monumental estructura de acero y vidrio en forma de árbol que se ha convertido en todo un icono de la ciudad.

Otras obras destacadas de Isozaki en España son el pabellón polideportivo en Palafolls (1987-1996), el Parque Universitario en Santiago de Compostela (1995) o la planta 10 del hotel Puerta América en Madrid (2003-2005).

Por | 2019-03-27T07:35:00+00:00 marzo 20th, 2019|Arquitectura, Construcción, Edificios|