OPEN CONCEPT. EL TRIUNFO DE LOS ESPACIOS DIÁFANOS

El open concept triunfa en las casas españolas y proliferan los proyectos y reformas que aprovechan esta tendencia. ¿El motivo? Cada vez buscamos espacios más cómodos y luminosos en los que hacer vida en común sea más sencillo y gratificante. Este carácter práctico del open concept no implica renunciar al diseño o la modernidad. Muy al contrario, es la puerta a la creación de nuevos espacios que pueden sorprender gratamente a nuestros visitantes.

Aunque en un principio mucha gente lo asocia con la fusión de la cocina con el salón, también se puede dar en otras estancias de la casa. Por ejemplo, podemos fusionar el baño con la habitación o tener un espacio totalmente diáfano que se transforma gracias a paneles que se abren y se cierran a distintas horas del día.

Si estás planteándote una reforma que incluya la fusión de varias estancias, hay varias cosas que debes tener en cuenta para aplicar correctamente esta idea y conseguir el espacio que siempre habías soñado.
Estos son algunos de los aspectos que debes tener en cuenta:

1- Ganarás en luz, sensación de amplitud y comodidad.

Los espacios abiertos permiten que la luz circule libremente por lo que el open concept se ha utilizado con éxito en viviendas antiguas con poca luz. Creará también una sensación de amplitud por lo que es ideal para viviendas pequeñas.

2- Contarás con espacios flexibles.

La utilización de puertas correderas y separadores móviles como muebles y estanterías, hacen que el espacio sea más flexible y te permita adaptarte a circunstancias cambiantes.

3- Podrás disfrutar de tu vivienda de una manera diferente.

El hecho de que se pueda pasar libremente de una estancia a otra hará que utilices tu vivienda de una manera más fluida. Por ejemplo, podrás preparar alimentos en la cocina mientras hablas con tus invitados en el salón o vigilas a los niños.

4- Puedes sentir que te falta privacidad.

La distribución tradicional de una vivienda utilizando puertas y tabiques favorece la privacidad dentro del núcleo familiar. La falta de privacidad que origina un concepto abierto se puede contrarrestar con ingeniosos sistemas tales como puertas integradas dentro de las paredes que convertirán los espacios en estancias diferentes en un abrir y cerrar de ojos.

5- Cuidado con los olores y humedades.

Para muchas familias integrar espacios como la cocina y el salón puede resultar molesto ya que el olor de lo que estemos cocinando se propagará por toda la casa. Esto se puede solucionar con potentes campanas extractoras y ventanas además de cerramientos acristalados para el momento en el que vayamos a cocinar. Lo mismo puede ocurrir con la integración de baño y dormitorio, proyecto en el que evitar las incómodas humedades debe ser una prioridad.

Para inspirarte puedes acudir a revistas especializadas y buscar ejemplos en internet donde encontrarás fantásticas fotografías de apartamentos que han seguido esta tendencia, pero cuidado, no todo lo que vemos en Instagram o Pinterest funciona cuando lo llevamos a la práctica. Si piensas que el open concept es para ti, te recomendamos que cuentes con el asesoramiento de profesionales que te orientarán sobre la mejor solución para tu vivienda, mejorarás la habitabilidad de tu casa y no correrás riesgos.

¡Feliz reforma!

Por | 2019-08-20T05:56:58+00:00 agosto 20th, 2019|decoración, Interiorismo|