Los anfiteatros, con sus gladiadores, ejecuciones y concursos macabros, han fascinado a la gente durante milenios. Han aparecido en innumerables novelas, libros y videojuegos.

El Anfiteatro más antiguo del mundo, y uno de los mejores conservados, es el de Pompeya, enterrado por la erupción del Vesubio en el año 79, junto con toda la ciudad  y la vecina  Herculano. Esta es una de las muchas estructuras que estaban protegidas por las cenizas y escombros de la erupción.

El anfiteatro fue construido entre el año 80 y el 70 a.C con los fondos privados de Quinctius Valgus y Marcius Porcius que construyeron la estructura para beneficiar a la comunidad local y también para ganar popularidad y apoyo político. Al igual que con otros anfiteatros del vasto imperio romano, el de Pompeya albergó juegos de gladiadores y este modelo probablemente jugó un papel importante en el desarrollo de estos concursos. Se organizaron otros torneos sangrientos con animales y a menudo se ejecutaron torneos criminales para entretener a la multitud. El diseño estructural del anfiteatro de Pompeya ha ofrecido a los arqueólogos una idea del desarrollo de estos monumentos, ya que fue influyente en el desarrollo de otros anfiteatros en las provincias romanas y en la propia Roma. Este anfiteatro (que en verdad en esa época no se denominaban a sí, sino spectacula) fue el primero que se construyó en piedra. Con anterioridad, habían sido construidos en madera. El siguiente anfiteatro romano que se construyó en piedra sería el Coliseo de Roma, que es posterior a este por más de un siglo.

Esta estructura alguna vez tuvo capacidad para 20.000 personas, una proporción significativa de la población de la región y a diferencia de los anfiteatros posteriores, no tiene un tramo subterráneo con túneles. Las vías de acceso originales al anfiteatro aún se pueden ver y a ambos lados de la arena circular dos túneles habrían dado acceso a los gladiadores rivales que ingresan a la arena. Estos túneles de acceso también se habrían utilizado para liberar a los animales. Los visitantes aún pueden caminar donde tuvieron lugar los brutales juegos. La forma de esta “espetacula” es elíptica y mide 445 por 341 pies (136 por 104 metros), y el diseño se basó originalmente en un teatro, pero se adaptó para albergar juegos y concursos. El término anfiteatro deriva del griego antiguo amphitheatron, con amphi que significa “en ambos lados” y theatron, que significa “lugar para ver”.

Esta mole de piedra estaba situada en una depresión natural y se apoya en un lado por un terraplén. Los asientos escalonados, o cávea, donde el público se sentó y vio los juegos se dividió en tres partes para reflejar el número de clases sociales (lógicamente, la élite local se sentaba más cerca de la acción), y aunque gran parte del nivel superior ahora esté cubierto de césped sigue magníficamente conservado.