Eso es, son las bóvedas del interior del templo de la Sagrada Familia de Gaudí.

Antonio Gaudí i Cornet,  proyectó y construyó sus edificios con la combinación de formas geométricas que le permitían conseguir un conjunto de carácter y expresión naturalistas.