El salón es el centro de tu casa. El lugar donde recibes tus visitas y entretienes a tus invitados. Dale un toque de originalidad, chispa y exclusividad. Hablará muy bien de ti. Te contamos como darle un aire nuevo sin gastar mucho, siguiendo estos 4 sencillos pasos. Pon mucha atención. ¡Empezamos!

Paredes que hablan de ti

Existen infinidad de maneras de decorar con cuadros. Te explicamos algunas.

Puedes decorar con un gran cuadro y dirigir la atención hacia la pared donde esté situado. Elige bien el cuadro porque va a ser el punto focal de toda la habitación, ten en cuenta el color de las paredes y selecciona el marco con cuidado.

¿Cómo elegimos el marco? Si la obra es muy llamativa elige un marco discreto para que resalte el contenido, en caso contrario un marco potente o con molduras dará presencia a la obra.

Una de las últimas tendencias en decoración es utilizar ilustraciones para las paredes. Las ilustraciones de plantas y animales están de moda. También lo está combinar cuadros de distinto tamaño para producir un efecto mural. Combina láminas grandes y pequeñas y utiliza marcos de distintos colores y texturas para darle un toque más chic.

Decora con plantas

Las plantas dan a tu salón un toque cálido y personal. Si no eres un experto te recomendamos las crasas y cactus; son una opción bonita y original que te dará muy poco trabajo.

Si te atreves con algo más puedes mezclar plantas con hojas de distintos colores (rojas, verdes, amarillas) y conseguirás un gran efecto decorativo. Recuerda buscar un rincón luminoso para colocarlas e informarte bien de cómo debes ocuparte de ellas (temperatura, luz y frecuencia de riego).

Juguemos con los textiles

Los cojines imprimen mucha personalidad a un salón y se trata de un elemento que puedes encontrar en cualquier tienda de decoración. Combinarlos bien es un arte. No se trata de que todos los cojines de tu sofá sean iguales, sino de que tengan algo en común. Utiliza como base un color o un dibujo y da rienda suelta a tu imaginación.


Ahora que estamos en pleno invierno no hay nada que apetezca más que unos plaids o mantitas estratégicamente situados en nuestro sofá para las noches de invierno. No pierdas la oportunidad de utilizarlos como elementos decorativos, pueden dar un toque muy chic a tu salón.


Dale un aire nuevo a tus muebles


Cambiar el tapizado de tus sillas puede convertir tu comedor en un lugar diferente. ¿Qué te parece tapizar un sillón con un color que contraste con el resto de la estancia? Puede dar un aire totalmente nuevo a tu salón.

También puedes conseguir un bonito efecto simplemente cambiando los tiradores de los cajones. Las tiendas de decoración ofrecen hoy en día infinidad de modelos que van desde los más clásicos a los más atrevidos y originales. ¡Elige los tuyos!

¡No esperes más y comienza tu proyecto deco!