Si te gusta la arquitectura, estas 10 obras las debes conocer. 

Ya conocéis nuestra #pasionporlaarquitectura, y es por eso que de vez en cuando nos gusta hablar de las primeras espadas de esta amada profesión.  Cuando se discute sobre arquitectura contemporánea, uno de los personajes más relevantes del panorama actual es el arquitecto Norman Foster. La obra de Foster se ha caracterizado por el uso de sofisticada tecnología y técnicas sustentables, siendo uno de los primeros arquitectos que se sumó a la llamada “arquitectura verde”.

 Norman Foster ha escrito su nombre en la historia de la arquitectura y así lo reconocen, por ejemplo, los premios Pritzker y el Príncipe de Asturias de las Artes, con los que ha sido galardonado, en 1999 y 2009, respectivamente.

 ¿Quién es Norman Foster?

 Arquitecto británico que estudió en la Universidad de Manchester y, posteriormente, gracias a una beca, en la de Yale. Trabajó con el arquitecto Richard Buckminster Fuller y fundó en 1965 el estudio de arquitectos Team 4 junto a su primera esposa Wendy Cheesman, Richard Rogers y la esposa de este, Su Brumwell. Dos años más tarde cambió el nombre del estudio al de Foster and Partners.

 Inicialmente desarrolla proyectos de líneas muy actuales. Más tarde se suavizarían y desaparece ese caráccter tan técnico. Siempre sin perder el estilo industrial que le caracteriza.

 En noviembre de 2016 fue elegido para realizar la nueva ampliación del Museo del Prado de Madrid, antes y después, muchos edificios importantes, muchos nombres conocidos, muchos arquitectura. En España, uno de sus primeros trabajos importantes fue la torre de comunicaciones de Collserola en Barcelona (1991), realizada con motivo de los Juegos Olímpicos de 1992. También en 2007 diseña su primera bodega, Portia, en Gumiel de Izán (Burgos).

A nivel mundial, las obras de Foster han llegado a numerosos rincones. Esta es una pequeña muestra de su trabajo.

                           

 

30 St Mary Axe TORRE SWISS RE EN LONDRES

Torre sede Swiss Re de Norman and Partners

 La torre que alberga la sede de Swiss Re es el primer rascacielos ecológico de Londres y un edificio perfectamente identificable en el perfil urbano de la city. Se apoya en un planteamiento radical desde el punto de visto técnico, arquitectónico, social y espacial. El edificio tiene 41 plantas y proporciona 76.400 m2 de superficie útil, en los cuales se incluyen oficinas y un centro comercial al cual se accede desde una explanada de reciente creación. En la parte superior del edificio hay una sala de reuniones que ofrece una espectacular vista panorámica de la capital británica.– Londres, Inglaterra

 Este imponente rascacielos de 180 metros de altura también es conocido como “The Gherkin”. Sus 40 pisos fueron diseñados con 6 conductos de ventilación que permiten aprovechar al máximo de la luz y la ventilación natural.
Su fachada de cristal lo ha convertido en uno de los edificios más reconocibles del horizonte londinense.

  

Marquesinas en Bilbao.

Una red de metro supone una excelente demostración de cómo el entorno construido puede influir en la calidad de nuestra vida cotidiana. En Bilbao, la arquitectura de la línea de metro está concebida para resultar inteligible: las rutas de acceso y salida, a través de escaleras mecánicas o de ascensores acristalados, conducen a los pasajeros directamente a los espaciosos huecos de las estaciones, espacios lo bastante altos para acomodar escalinatas y entreplantas de acero inoxidable por encima del nivel de los trenes. Así, la experiencia de moverse a través de un espacio único y amplio resulta impresionante.

 

Torre Hearst – Nueva York, Estados Unidos

Una de sus obras más representativas, la Torre Hearst en Nueva York mide 182 metros y cuenta con 46 pisos. Fue el primer edificio considerado “totalmente verde” debido a que el 80% del acero utilizado para su construcción fue reciclado. Además, utiliza 25% menos energía a comparación de otros edificios de su tipo.

  

Estadio de WEMBLEY, Londres

 

Construido originalmente para la Exposición del Imperio Británico de 1924 y posterior sede de los Juegos Olímpicos de 1948 y de la final de la Copa del Mundo de fútbol en 1966, el viejo estadio de Wembley era el recinto deportivo y de ocio más importante de Gran Bretaña. El desafío a la hora de reinventarlo para el nuevo siglo radicaba en asumir su extraordinario legado y, al mismo tiempo, crear un estadio memorable y mágico. Dotado con 90.000 localidades, con una altura casi cuatro veces superior al original y con el doble de superficie, el nuevo estadio es el recinto cubierto de mayores dimensiones que existe en el mundo.

 

Apple Park – Cupertino, Estados Unidos.

La sede de la empresa de tecnología Apple no podría ser menos impactante y es que Norman Foster trabajó de la mano de Steve Jobs para crear el diseño de esta enorme construcción.
Steve Jobs quiso que el Apple Park se pareciera más a un refugio natural que a un complejo de oficinas por eso el 80% del terreno se dedicó a zonas verdes.
Es considerado uno de los edificios energéticamente más sostenibles del mundo.

  

City Hall de Londres.

Foster and Partners

City Hall alberga la cámara de la Asamblea de Londres y las oficinas de la alcaldía y del personal de la Greater London Authority. Supone el núcleo del plan de urbanización More London, una nueva comunidad de trabajo situada en la margen sur del río Támesis, entre los puentes London Bridge y Tower Bridge.

 Emplazado en una ubicación estratégica en la ruta cultural que conduce desde la Tate Modern, pasando por el Globe Theatre y la catedral de Southwark hasta HMS Belfast y el Design Museum, el proyecto More London ha desempeñado un papel crucial en la regeneración socioeconómica del municipio de Southwark.

 

Reichstag New Parliament – Berlín, Alemania.

 

El domo del Reichstag New Parliament en Berlín fue construida por Foster + Partners tras haber ganado un concurso en el que participaban los principales despachos de arquitectura en el mundo.
El británico y su equipo construyeron una cúpula que se ha convertido en un icono de la ciudad.

 

Aeropuerto Internacional de Beijing Capital – Beijing, China

El aeropuerto más grande del mundo lleva la firma de Norman Foster y fue inaugurado en el marco de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.
Inspirado en la cultura y tradición del país, el dragón figurativo fue un elemento crucial en el diseño. Esta megaconstrucción fue construida en tiempo record pues estuvo lista en tan solo 4 años.

 

Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México – Ciudad de México, México

Sin duda uno de los proyectos más ambiciosos de Norman Foster era el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el cual fue cancelado por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.
El diseño de este aeropuerto fue creado en conjunto con el arquitetco mexicano Fernando Romero, y se construiría en un terreno de 4,430 hectáreas.

 

Viaducto Millau – Francia

Tres años de trabajo fueron necesarios para ejecutar este puente de 2,460 metros, que en su momento fue el más alto del mundo.
Esta infraestructura logra combinar tecnología, estética y funcionalidad. El reto de Foster y un número significativo de ingenieros estructurales, consistió en minimizar la intervención paisajística y ofrecer una excelente alternativa que simplifica el recorrido entre el sur de Francia, París y la costa mediterránea.